De acuerdo con la información elaborada por una organización privada de control cívico, en 2012, 34 centros educativos afirmaron que necesitaban los drones con fines científicos.

No obstante, los activistas y educadores norteamericanos manifiestan que estas solicitudes violan los derechos de los alumnos a la intimidad.

En este sentido, el analista político Alfredo Gutiérrez ha subrayado que las autoridades norteamericanas tratan de controlar a los jóvenes, por ser un grupo estratégicamente importante, a fin de evitar cualquier acción social.

Asimismo, ha denunciado que “no nos debe sorprender el hecho de que el tío Sam esté siempre tratando de espiar dentro de la intimidad y la vida de sus ciudadanos, especialmente de la juventud en las universidades, que es donde se cultivan los ideales por un sistema más justo y democrático”.

Además, y en lo concerniente al fortalecimiento del movimiento Ocupa Wall Street (OWS), ha señalado que los dirigentes del Gobierno “se están dando cuenta de que la juventud está despertando y, por lo mismo, están buscando la forma de poder tener mayor injerencia y espionaje sobre sus acciones”.

VTV