Al mismo tiempo, Moscú opina que no sería constructivo por parte de la oposición plantearle al régimen deBashar Assad condiciones previas para iniciar la negociación. 
El pueblo sirio es el único quien tiene el derecho a decidir su destino considerando los derechos de todos los grupos étnicos y religiosos que lo componen. Rusia lo dijo al comienzo del conflicto sirio y no ha cambiado de opinión en todo este tiempo, señaló Serguéi Lavrov, entrevistado por el canal de televisión británico BBC. Según el titular de la oficina diplomática rusa, Moscú no tiene la intención de presionar a Bashar Asad para que se vaya del poder. La decisión la tiene que tomar el pueblo sirio y nadie más. 
Nuestra mayor prioridad es preservar las vidas humanas. El que diga que primero tiene que desaparecer el presidente Asad, tendrá otras prioridades. No la de salvar vidas. Rusia no participa en juegos para derrocar regímenes. Estamos en contra de la injerencia en los conflictos internos. Ésta es nuestra postura que para nadie es un secreto. Para nosotros, esto tiene una importancia de principio. Además, Asad no pretende irse a ninguna parte. Si deseamos preservar las vidas humanas, y esto, repito, es la mayor prioridad de Rusia, la oposición debería renunciar a todo tipo de condiciones previas. Hay que decirles a todos los que están combatiendo que se pongan a la mesa de negociaciones. 
El ministro puntualizó que las armas que Rusia suministra a Siria solo sirven para repeler una eventual agresión desde el exterior y no pueden ser utilizadas en la guerra civil. Además, estos suministros no contradicen a ninguna convención internacional. 
Moscú insta a todas las partes a que operen de acuerdo al comunicado final del Grupo de Acción para Siria, aprobado en verano de 2012 en Ginebra. Haciendo hincapié en que se ponga fin de inmediato al derramamiento de sangre. Así lo declaró el portavoz oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, Mijaíl Lukashévich: 
La opinión pública internacional ya se ha formado una clara idea, que se ha concretado a través del comunicado de Ginebra, de que no hay ni puede haber solución militar a la crisis siria. Si alguien tiene la intención de plasmar en vida ese tipo de escenarios, son planes muy peligrosos. Las consecuencias pueden ser catastróficas para la región. 
Hace pocos días, Reino Unido anunció sus planes de enviar equipos militares “no letales” a la oposición siria. Se trata concretamente de chalecos antibala, entre otras cosas. Con anterioridad, EEUU dijo que abastecería a la oposición armada de material médico. 
El conflicto en Siria estalló en marzo de 2011. La ONU indica que más de un millón de refugiados se han ido de Siria a los países vecinos para este mes. El Ministerio de Exteriores de Arabia Saudí informó que las víctimas de la guerra civil ya se cifran en noventa mil. El Gobierno de Siria dice que sus tropas se enfrentan a una insurgencia perfectamente armada y apoyada desde el exterior. Las armas entran a Siria por contrabando casi libremente a través de las fronteras de países vecinos.